Huawei entró en la lista negra del gobierno de Trump, haciendo así que el gigante chino no pueda trabajar codo a codo con empresas estadounidenses.

Es una realidad, la empresa de Shenzhen ya no podrá trabajar con empresas estadounidenses como Intel o Google. Esto trae varias consecuencias para los usuarios y la empresa. De momento se sabe que los equipos que ya se encuentran en el mercado podrán seguir disfrutando de servicios como Youtube o Gmail y cabe la posibilidad de seguir recibiendo actualizaciones por medio de la Playstore.

Antes de hablar del tema estelar “Google-Huawei” hay que hacer una mención al apartado de PCs, ya que la empresa oriental fabrica, entre otras cosas, notebooks. De parte de Microsoft no se habló si va a bloquear los equipos chinos de windows o no, tampoco se sabe si le seguirá dando soportes a los productos con Windows. La empresa de Bill Gates no confirmó ni negó nada aún. Si este conflicto se solucionara para bien, Huawei aún deberá pensar qué procesadores usar para sus computadoras ya que Intel, su compañero en este mercado, ya no podría ser una opción.

Si bien los terminales no podrán seguir recibiendo actualizaciones de sistema o de los servicios nativos de Android, sí seguirán contando con actualizaciones de seguridad como cualquier otro equipo con este sistema operativo. Los soportes de parte de Google y las garantías, afortunadamente, siguen intactos y sin ningún cambio inmediato.

Cabe una pequeña chance de que este bloqueo se anule, dado qué una estrategia que a tomado Donald Trump es aplicar trabas y mano dura hasta tener la situación totalmente controlada y luego, si puede encontrar algún beneficio de la empresa afectada, sentarse a renegociar los términos de sus tratados, pero habrá que esperar a las decisiones de ambas partes en el medio plazo.

Entre todo este caos, Richard Yu, CEO de la gigante china, anunció qué tienen su propio sistema operativo alternativo a android Kirin OS. Normalmente la industria estaría escéptica a estas jugadas, pero hablando del segundo mayor fabricante de equipos, todo es posible, inclusive incorporar este sistema a sus terminales en el mercado.

Otra incógnita es ¿qué pasará con Fuchsia OS?, el otro sistema operativo de Google del qué poco se sabe. Pero algo confirmado es que Huawei es o era una de las marcas con más interés en el mismo. Claramente, la pérdida de un fabricante de estas magnitudes puede afectar significativa y negativamente a este proyecto.

Por el momento no hay muchas más información sobre qué hará cada empresa, pero si se despierta esta incógnita, ¿cómo afectará a Android que uno de sus mayores fabricantes ya no esté con ellos?.

Algo que es seguro y con lo que se debe ser cuidadoso es la información y muchos portales advierten no comprar más la marca o incluso vender los terminales actuales por este conflicto. Si bien es una realidad que la posición de la Gigante China no es la mejor, tomar acciones precipitadas tampoco lo es.

El futuro es incierto, pero dependiendo de cómo Huawei juegue sus cartas, podríamos estar ante el comienzo de un momento bisagra en la industria móvil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here