Por qué los teléfonos tienen cada vez peor batería

Más qué una sensación, es un hecho: nuestros teléfonos son cada vez mejores, pero nuestras baterías son iguales a las del modelo del año anterior. ¿A qué se debe esto?
¿Extrañas los días en los que tu teléfono duraba días con una sola carga? Si sos como yo, vivís con un cargador portátil en la mochila o cartera, pero antes de ponernos melancólicos esto no es algo malo, sino un síntoma de algo bueno.

Las baterías eran excelentes y las cargas se contaban en días en vez de horas, en la época de los teléfonos celulares y no de los “smartphones”, que pueden cubrir necesidades que jamás hubiéramos creído, como hojas de cálculo, fotografías en una calidad decente, accesos remotos y demás u otras que no habríamos imaginado necesitado como redes sociales, el Pou y esa app qué promete hacerte millonario en tus tiempos libres.

Quizás no todos notamos qué los teléfonos se fueron haciendo mucho más grandes, pero no más gruesos. Esto es gracias a algo llamado Ley de Moore. Agrandes rasgos, dice que «cada dos años la cantidad de transistores en un solo chip se duplica” y junto a lo mencionado antes, esto es un hecho: los teléfonos son más potentes que en los días de baterías eternas.

Pero ¿qué pasa con las baterías ?. Acá es una historia diferente ya qué estas no tienen un avance tan marcado como los chips. De hecho, hoy por hoy, las baterías están hecha de forma tal que tienen solo los componentes mínimos y necesarios para funcionar y el resto de la superficie está destinada al almacenamiento de energía.

Por lo tanto, no es errado decir que las baterías están muy pulidas, pero la tecnología actual para las mismas está en su cumbre y simplemente ya no alcanza. Lo qué podría ser la novedad en las baterías serían las de estado sólido.
Digamoslo así: las baterías de Ion de Litio tiene un ánodo y un cátodo, en el medio un separador y está lleno de un líquido electrolito. Si acortamos la distancia entre el separador, ánodo y cátodo, tenemos un note 7, pero si quitamos el separador y cambiamos el líquido por un sólido que cumpla la misma función, podríamos tener mayor capacidad de batería en la misma superficie.
Si el futuro suena prometedor, quizá sea un concepto equivocado. Gracias a la Ley de Moore, es probable que para cuando esta tecnología esté en el mercado a gran escala, los equipos del momento sean tan demandantes que las nuevas tecnologías de batería queden atrasadas una vez más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here