close
ActualidadInternacionales

El huracán María toma fuerza de 280 km/h y amenaza con arrasar Puerto Rico

El gobernador de la isla: “El ciclón va a ser violentísimo. Nuestra vida corre peligro”.

Puerto Rico contiene la respiración. El huracán María avanza hacia su territorio con categoría ciclónica 5 (máxima potencia) y ya alcanza vientos sostenidos de 280 kilómetros por hora, solo 15 menos de los que tocó hace dos semanas el huracán Irma –el mayor registrado en la historia del Atlántico–, según el último informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Se calcula que María, que este martes por la noche barrerá Islas Vírgenes, entrará a Puerto Rico a las ocho de la mañana de este miércoles por el municipio suroriental de Guayama y lo atravesará de costa a costa subiendo hacia el norte golpeándolo con vientos huracanados, lluvias torrenciales y penetraciones masivas de mar tierra adentro. La isla afronta una posible catástrofe.

Si el ciclón sigue el rumbo que marcan las predicciones se irá después en dirección norte, rozando tal vez el este de República Dominicana pero librando de su torbellino destructor a Haití, a Cuba y a la península de Florida, EE UU. Entre el 5 y el 11 de septiembre el huracán Irma –el más potente en la historia del Atlántico– dejó más de 80 muertos y daños incalculables en el Caribe y Florida. María azotará la región sin darle tiempo a levantarse de la lona.

 

María tocó tierra el martes de madrugada en la isla Dominica devastándola y dejándola incomunicada. El martes por la mañana se ensañó con el archipiélago de Guadalupe con una tromba de agua, viento y rayos que ya ha dejado al menos un muerto y dos desaparecidos en un naufragio.

Para Puerto Rico, hundido en una crisis de deuda de 120.000 millones de dólares y con la juventud emigrando desde hace años en masa a EE UU, María podría ser un golpe fatal. El martes por la mañana el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, llamaba a la población a seguir las instrucciones de seguridad con el objetivo prioritario de evitar víctimas.

“El huracán va a impactar en todo Puerto Rico con una fuerza y violencia que no hemos visto en varias generaciones”, dijo, y explicó que las casas vulnerables con techos de zinc o madera, numerosas en una depauperada isla con casi la mitad de la población en la pobreza, no podrán resistir y rogó a los ciudadanos que en vez de aferrarse a sus hogares se pongan a salvo en refugios: “Si no estamos seguros, nuestra vida corre peligro. Las propiedades se pueden arreglar, las vidas no se pueden sustituir”. Puerto Rico ha abierto 500 refugios con capacidad para más de 100.000 personas y ha iniciado la evacuación de zonas costeras.

La fuerza destructora de María ha quedado demostrada este martes. Dominica (73.000 habitantes) quedó hecha trizas. El primer ministro de la isla, Roosevelt Skerrit, puso en Facebook: “El viento arrasó los techos de la vivienda de casi todas las personas con las que hablé o contacté de otra manera. El techo de mi propia residencia oficial fue uno de los primeros en volar”. En Guadalupe (archipiélago con más de 400.000 habitantes) la situación ha sido igual de dantesca. “Todo tiembla en torno a mí”, contaba el exministro francés de Ultramar Victorin Lurel durante el temporal, describiendo “lluvias infernales, con un viento que no cesa desde hace horas y relámpagos por todas partes”.

Las proyecciones de ruta de María indican que no impactará contra la península de Florida ni contra el resto de la costa Este de EE UU. Un costado del huracán pasará por el este de República Dominicana. Haití parece quedar a salvo, igual que Cuba. Los cayos cubanos, detrozados por el viento, y La Habana, que padeció inundaciones históricas, estarían fuera del camino apisonador de María.

Puerto Rico declaró el lunes el estado de emergencia nacional. El gobernador Rosselló dijo que este nuevo ciclón será “más devastador que Irma” para su territorio. “Nunca antes ha ocurrido un evento como este”, añadió. “María puede ser el peor en un siglo en la isla, peor incluso que el huracán San Felipe, de 1928”. Irma pasó a unos 80 kilómetros de la costa de Puerto Rico y aún así su coletazo desde lejos dejó al menos tres muertos y a un millón de boricuas sin electricidad. María, que tiene menos tamaño que Irma pero similar intensidad, lo golpeará directamente.

El huracán podría traer inundaciones por lluvias de medio metro de alto y ser más dañino que otros que impactaron fuerte en la isla como Hugo en 1989 o George en 1998. “La tormenta podría ser catastrófica para nuestra isla”, ha dicho a Associated Press Ernesto Morales, del Servicio Meteorológico de Puerto Rico, que afirma que María afectará a “todo el país”. Ante el desolador panorama de este país en bancarrota financiera y víctima de los huracanes, se prevé que en las próximas semanas visite la isla (Estado Libre Asociado a EE UU) el presidente Donald Trump –que, por otro lado, siempre se ha pronunciado en contra de que Washington rescate a San Juan de su hoyo de deuda–.

Tags : huracan MariaPuerto Rico
Marina Wachtel

The author Marina Wachtel

Leave a Response